El historiador argentino Eduardo Nocera y la presentación en Rivera, del libro Artigas y el Congreso de Abalos

DIARIO URUGUAY se hizo presente (con transmisión en Vivo por Facebook live) en Sala Cultural de Antel de Rivera, donde el historiador y escritor argentino Eduardo Nocera, presentó su nuevo libro «Artigas y el Congreso de Abalos. Auge y disolución del artiguismo póstumo». Promoviendo la investigación y la divulgación del conocimiento histórico desde un nuevo abordaje y desde nuestro lugar. Cabe precisar que en esta oportunidad Nocera fue presentado por su colega y Director del Museo del Patrimonio de Rivera, Eduardo Palermo.

En Facebook se puede leer: Que 10 de setiembre de 2022, se conmemora un nuevo aniversario de la publicación por parte de José Artigas (el 10/9/1815), de su notable “Reglamento Provisorio de la Provincia Oriental para el fomento de la campaña y seguridad de sus hacendados”.

De acuerdo a la Ley 19.266 aprobada por nuestro Parlamento el 2/9/2014, este día ha sido declarado “Día del Reglamento de Tierras de 1815”, y en esa Ley –por su artículo 2do.–, se le encomienda al Poder Ejecutivo la tarea de organizar, coordinar y promover actividades de divulgación, alusivas al Reglamento que hoy se conmemora.

Tarea que en los años anteriores no ha cumplido.

Sin embargo es una tarea impostergable que debería hacerse en conjunto con el Reglamento Provisional de Derechos Aduaneros –publicado por José Artigas un día antes, el mismo año-, ya que juntos ilustran la visión de desarrollo igualitario, local y regional que tenía e impulsaba el Jefe de los Orientales y Protector de los Pueblos Libres.

Y debiera hacerse no sólo como divulgación –para su completo recuerdo y conocimiento-, sino también debiera aprovecharse –ahora que estamos lejos de las elecciones-, para promover una especial, respetuosa y colectiva reflexión entre los ciudadanos, sobre estos Reglamentos en particular, pero también sobre el conjunto del Ideario de José Artigas.

Y no me refiero sólo al pensamiento político, económico y social de Artigas, sino que me refiero a su pensamiento completo, incluyendo también a su pensamiento filosófico, ese que lo llevó a nombrar a su sistema como el de “la razón y la justicia”, y que tantos le niegan o tergiversan, pero que tenía y era suyo propio.

“Mis reflexiones”, “mis pensamientos”, “mis ideas”, “mi programa”, así se refería continuamente José Artigas en las cartas y oficios que él firmaba “de mi mano”, y sellaba “con el sello de la Provincia”, para que “tengan la fuerza y valor”. Lo hacía para taparles la boca a sus enemigos y a tanto chanta que ya en su época –como en la nuestra-, querían propagar la confusión y tergiversarlo.

Debería promoverse una gran jornada nacional y regional de reflexión sobre los principios, valores y soluciones que aportan estos Reglamentos –y todo su Ideario-, y su vigencia en nuestra época.

Esa reflexión nos ayudaría a aclarar nuestras mentes, en clave colectiva, para definir qué Humanidad queremos, qué planeta, qué América, qué país queremos; y especialmente, qué queremos hacer con la tierra y los recursos naturales, con el trabajo y la producción, con los delincuentes, con los militares, con la cultura y la educación, con la salud y los vicios, etc.; en definitiva: nos ayudaría a combatir todas las pobrezas humanas, no sólo la material, y a decidir qué tipo de ser humano queremos formar, y qué tipo de convivencia nacional y global queremos construir.

Y sobre todo: el para qué queremos lo que queremos; cuál es la finalidad última que perseguimos, el objetivo principal, lo que da sentido –o debería darlo-, a todos los medios empleados y a todas nuestras acciones.

Porque José Artigas fue un hombre de sensibilidad y pensamiento, no sólo de acción. Y sobre todo eso pensó, dio ejemplo y dio respuestas; respuestas que hoy podríamos analizar como propuestas.

Para eso… ¿Nos animaremos a leer completos y analizar con cabeza propia, sin prejuicios y en su contexto, esos Reglamentos “de Tierras” y de “derechos aduaneros” de 1815? ¿Nos daremos tiempo para comparar aquella época con la nuestra, y extraer de esa comparación y de esos documentos las enseñanzas y conclusiones que nos puedan aportar?

Estos documentos están digitalizados y disponibles en internet, en el Archivo Artigas. Ej: el “Reglamento de Tierras” está en el Tomo 21: http://bibliotecadigital.bibna.gub.uy:8080/…/123456789/103

Hoy cualquiera desde su casa puede acceder a ellos en su versión original y completa.

Si lo hacen, allí encontrarán su sensibilidad ante el sufrimiento de sus compatriotas, el orden de prioridades de su justicia social, el protagonismo y el valor pedagógico que le asignaba al trabajo, las condiciones que ponía para entregar las “suertes de estancia”, cómo las quitaba si esas condiciones no se cumplían, el conjunto de valores y virtudes que componían la “hombría de bien”, la exigencia de pensar en la felicidad propia pero también en la de los demás, las soluciones que dio para que el Estado tuviera recursos sin agobiar a la población con impuestos, y mucho más…

Las preguntas que nos hagamos como disparadores de la investigación, del análisis y la reflexión pueden ser muchas. Lo peor, es que no nos hagamos ninguna, y que no hagamos nada, ni una actividad conmemorativa y reflexiva.

Por eso desde aquí saludamos a todos aquellos que hoy hagan algo al respecto.

Ojalá que su ejemplo contagie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *