Periodistas centroamericanos: «Hoy cientos de periodistas vivimos bajo acoso judicial, exilio o represión por nuestra labor»

Ante el panorama adverso para la democracia en la región centroamericana, decenas de periodistas de Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua lanzaron una red que contempla enfrentar de manera eficiente el exilio, la persecución judicial y los ataques a la libertad de prensa que terminan afectando el derecho al acceso a la información y la libertad de expresión. 

En medio de retrocesos y ataques hacia el libre ejercicio del periodismo en Centroamérica, periodistas de Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua lanzaron el 3 de noviembre, en Antigua Guatemala, la Red Centroamericana de Periodistas.

«Hemos venido a celebrar porque el periodismo centroamericano vive su mejor momento, estar aquí es manifiesto de la voluntad de seguir haciendo periodismo»

El anuncio fue hecho durante la inauguración de la edición número 12 del Foro Centroamericano de Periodismo (ForoCap), un espacio que es organizado por medio digital salvadoreño El Faro, cuyo director, el periodista Carlos Dada, dijo que los regímenes autocráticos no toleran ni la crítica ni la verdad porque no están de acuerdo a sus intereses.

«Hoy cientos de periodistas vivimos bajo acoso judicial, exilio o represión por nuestra labor», expresó Dada, quien actualmente está exiliado junto a varios de sus colegas salvadoreños de El Faro. 

Dada recordó que, en el primer ForoCap realizado por El Faro en el 2010, estuvieron presentes junto a él Carlos Fernando Chamorro, de Confidencial de Nicaragua (actualmente exiliado); el hondureño Manuel Gamero (fallecido de causas naturales en 2018) y José Rubén Zamora, director de El Periódico de Guatemala (encarcelado).

«La Red Centroamericana de Periodistas apenas está naciendo, lo que hay que tratar de hacer es que no se muera, que se mantenga y crezca para que en el corto plazo tenga resultados»

Al subir al estrado, el director de El Faro mostró su felicidad porque a pesar de la ola de autoritarismo que azota a los periodistas de la región centroamericana, decenas de periodistas internacionales abarrotaron un salón ubicado en el Centro de Formación de la Cooperación Española para estar presentes en el ForoCap2022.

En una declaración conjunta, la Red Centroamericana de Periodistas denunció los constantes acosos digitales, cercos económicos, amenazas, seguimientos y bloqueos permanentes a fuentes de información.

«Con el deterioro de la institucionalidad democrática que la región experimenta actualmente, las dificultades para el libre ejercicio de la profesión son las mayores que la prensa centroamericana ha enfrentado en las últimas tres décadas», indica la declaración, publicada el 3 de noviembre.

La declaración fue leída por el periodista nicaragüense Wilfredo Miranda, del medio digital Divergentes, quien está exiliado en Costa Rica después de haber sido perseguido y amenazado por el régimen de Daniel Ortega.

Durante la inauguración del ForoCap 2022, Carlos Dada pidió la liberación del periodista Rubén Zamora, quien en agosto pasado fue enviado a prisión por un juez, tras haber sido acusado por los delitos de lavado de dinero, chantaje y tráfico de influencias.

El objetivo de la red de periodistas centroamericanos es unir esfuerzos para hacer frente a la regresión autoritaria y a los desafíos que esta representa para la libertad de expresión y el ejercicio del periodismo independiente.

El subjefe de Redacción de El Faro, Sergio Arauz, dijo a Contracorriente que la red es una iniciativa de periodistas, no de medios de comunicación ni de instituciones, que busca, básicamente, articular a periodistas de Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua, países con contextos similares, «en los cuales hay un avance de autoritarismos y un regreso al pasado».

Arauz agregó que la red tiene cuatro líneas de acción. La primera, explicó, es asegurar rutas de evacuación seguras para periodistas en riesgo «porque muchos optan por salidas preventivas o el exilio mismo»; la segunda, subrayó, es garantizar la acogida en terceros países, «para que los periodistas tengan mecanismos o condiciones básicas cuando tengan u opten por esas salidas que siempre implican muchas cosas complejas para una persona, como el dejar a sus familias o dejar un país».

La tercera línea, explicó Arauz, es la defensa legal, orientada a beneficiar a periodistas que optaron por quedarse en sus países y a periodistas que están en situaciones de riesgo o que están en medio de procesos judiciales. «Una cuarta línea tiene que ver con vocerías que hagan que los periodistas desprotegidos tengan más visibilidad», expuso.

El subjefe de Redacción de El Faro manifestó que el periodismo independiente arroja luz a partes oscuras, elimina las partes donde los gobiernos o los poderosos están robando, organizándose en estructuras mafiosas, desarticulando las instituciones del Estado y cometiendo abusos de derechos humanos. 

«Muchas veces, cuando los Gobiernos no quieren que se conozcan los detalles, los periodistas arrojan luz», puntualizó.

Fuente: contracorriente.red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *