Los futbolistas Diego Lugano y Álvaro «Tata» González, ahora dan «clase» mundial, en escuela pública canaria

Los alumnos del turno vespertino de la Escuela N° 110 se acercaban al comedor escolar y no lo podían creer. Miraban más de una vez para comprobar que quienes estaban compartiendo un almuerzo con maestras y otros niños eran nada menos que dos exjugadores de la selección uruguaya: ‘La Tota’ Lugano y ‘El Tata’ González. La visita era una sorpresa y los alumnos de la mañana, que horas antes habían compartido una charla con las dos figuras, se tuvieron que aguantar para no contarles el secreto. Después del almuerzo vino una segunda charla, esta vez con los de la tarde, y varias banderas para firmar.   

“Todos sabemos lo que representa el Mundial en nuestro país. La gurisada se ha encendido en todo el país con la celeste en los últimos años. Eso hace que recibamos invitaciones de escuelas. Aquí, en mi barrio, conozco a muchas de las maestras y me invitaron a venir»

Diego Lugano, a los alumnos

El exfutbolista Diego ‘Tota’ Lugano y el futbolista Álvaro ‘Tata’ González brindaron una charla en la Escuela N° 110, de la ciudad de Canelones.

Momento adecuado 

Lugano y González concurrieron a la escuela debido al contexto futbolero que genera el comienzo del Mundial de Catar. “Todos sabemos lo que representa el Mundial en nuestro país. La gurisada se ha encendido en todo el país con la celeste en los últimos años. Eso hace que recibamos invitaciones de escuelas. Aquí, en mi barrio, conozco a muchas de las maestras y me invitaron a venir. Estaba en el país y me pareció un momento precioso para venir a vivir el Mundial, estar con los gurises y recordar mi infancia. Si bien no estudié en la Escuela N° 110, me crié en este barrio… y abollaba a pelotazos el gimnasio de la escuela (risas)”, comentó Lugano. 

González, que en esta oportunidad jugó de visitante, también valoró la posibilidad de visitar el centro educativo. “En épocas de Mundial se reflota ese sentimiento por la selección. Es bueno transmitirles a los niños que el deporte y el fútbol trascienden el campo de juego, contarles cómo tratar de llegar a cumplir los sueños a través del sacrificio, el esfuerzo y la responsabilidad”, destacó González. “Es bueno transmitir que los sueños se pueden cumplir. Somos ejemplos de que soñamos, el camino se alineó, tuvimos mucha suerte y se nos dio. Pero detrás de esa suerte siempre hay mucho trabajo y constancia”, agregó Lugano. 

«Aprovechar ese momento para dejar cosas sólidas en tu pueblo y con tu gente es lo que más te llena de orgullo con el paso del tiempo. Me llena más de orgullo ir a la piscina y ver a dos mil personas que ver una foto mía como campeón de América”

Diego Lugano, a los alumnos

Mejor que antes  

Lugano y González creen que la selección uruguaya está en un buen nivel para este Mundial. “Veo a Uruguay muy firme, con grandes chances de ser protagonista y una gran ventaja con respecto a nuestro mundial. En estos últimos años, Uruguay se acostumbró a enfrentarse a la adversidad de un mundial y verse en la cima. Me acuerdo que cuando le ganamos a Sudáfrica, en el vestuario festejamos que hacía veinte años que no se ganaba un partido de Copa. Cuando le ganamos a Inglaterra, festejamos porque hacía cuarenta años o más que no le ganábamos a un (equipo) europeo. Nuestra generación tenía muchas más dudas”, analizó Lugano.

González coincidió con que Uruguay tiene una muy buena selección. “Si bien el técnico asumió hace no mucho tiempo, hay conocimiento entre los jugadores. Tenemos muchos jugadores que están en muy buen nivel y otros que generan un poco de incertidumbre de cómo van a llegar, pero confiamos en que lo van a poder hacer muy bien. Lo principal es ir partido a partido”, remarcó el jugador de La Luz.  

Para el pueblo 

Por otro lado, Diego Lugano valoró el funcionamiento de la piscina de la Plaza de Deportes ‘Prof. Raúl Legnani’, de la ciudad de Canelones. Hace una década, el exfutbolista brindó su apoyo para que la piscina pueda funcionar bajo techo y con la modalidad climatizada. “Cada tanto voy a la piscina. Siempre me pone muy contento saber que concurre una buena cantidad de personas. Cuando empezamos con ese sueño, hace exactamente diez años, imaginábamos que iba a andar todo bien, pero nunca pensamos que iba a tener tanto retorno. En definitiva, eso es lo que queda, lo que uno puede dejar para los otros, porque el fútbol es efímero y los aplausos se pasan rápido. Aprovechar ese momento para dejar cosas sólidas en tu pueblo y con tu gente es lo que más te llena de orgullo con el paso del tiempo. Me llena más de orgullo ir a la piscina y ver a dos mil personas que ver una foto mía como campeón de América”, aseguró. 

Fuente: HOY Canelones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *